8 de Febrero 2005

Los españoles se merecían un Gobierno que no les mintió

Hay que tener esperanza, Rubalcaba saldrá dentro de poco a repetir su discurso de jornada de reflexión. Aunque las hordas de vociferantes energúmenos están aún decidiendo el mensajito con el que espontaneizarse en Ferraz, no nos fallarán. Ellos están siempre a punto, contra todas las mentiras, contra todas las guerras, contra todos los terrorismos.

/sarcastic mode fatal error (MGAK404)

Cachis, no puedo. Pues nada.
Decía que en este país que nos ha tocado vivir y con este Gobierno que nos está tocando sufrir, cuando el ministro de AAEE dice "váyanse a sus casas, se acabó el espectáculo, aquí no hay nada que ver", pues unos se lo creen, y otros nos mosqueamos.

No es que Moratinos haya hecho méritos para que desconfiemos de sus acciones, no. Es mucho peor. Tres encapuchados armados asaltan el Consulado de España en Berna, y horas antes de la actuación policial él anuncia tranquilamente que el asunto está resuelto, que los cacos ya se han ido, y que seguramente iban a robar sellos de caucho y algunas grapas. Pasemos por alto una mentira inexplicable por la que ya debería dimitir un par de veces. Es que resulta que cuando la Policía suiza entra en el edificio, los asaltantes efectivamente ya se han ido, muy probablemente antes incluso de que llegaran los polis. Y yo ya no sé si seguir criticando a don Miguel Ángel por mentir al dar por concluido el asalto, o felicitarle por dar información de primera mano.

De los malos (es un decir, ya me entienden, que igual luego son simplemente oprimidos y tal) sólo se sabe que eran tres, como los mosqueteros, y que hablaban francés, como... comme il faut, o con acento. Yo, con la experiencia que me dio el robar un imán en IKEA, si me propusiera robar visados, pasaportes, relojes o chocolate en el Consulado de turno, lo haría de noche, de puntillas, tirándoles una ristra de salchichas a los perros, sorteando los rayitos rojos y abriendo el cajón con una horquilla. Estos tíos han preferido un asalto con rehenes en pleno día, creando una noticia internacional sobre no se sabe aún qué se han llevado, y les ha salido redondo. Por eso no me dedico yo al robo, básicamente.

Que hayan pasado dos días desde que se descubrió a qué se dedica realmente la diplomacia esp... socialista, no puede tener nada que ver. El seguimiento de las actividades y opiniones de un ex presidente y su comunicación secreta al ministro de Exteriores forman parte de las labores de cualquier embajador. Hay que ser un señor facha para insinuar que eso es política de Partido y persecución del adversario. Como no lo soy, me quedaré tranquilo confiando en que los papeles que buscaban hoy los encapuchados resbaladizos no tienen nada que ver con el asunto.

Que el robo de papelotes más que suculentos en el mercado negro de la inmigración ilegal esté relacionado con el día en que España abría sus puertas a los indocumentados del mundo, tampoco será posible. No. Sólo Acebes piensa que por cada inmigrante que consiga regularizar su situación como votante del PSOE, digo como ciudadano español, digo como súbdito europeo, habrán venido tres más que seguirán sufriendo/creando los problemas de la inmigración ilegal.

Luego nos acusan de conspiranoicos, y merecido lo tengo, pues aunque no he llegado al extremo de enredarme en teorías de imperdible y crestas, casi digo que me parece que de todos, el Gobierno es el que más tranquilidad muestra, si no el único. Y eso me tiene intranquilo... y melancólico, echo de menos los tiempos en que las mentiras no eran verdad.

Escrito por Paybloy en: 8 de Febrero 2005 a las 02:55 AM | TrackBack
Comentarios

Directamente perfecto, sin palabras, nada que añadir.
Yo también echo de menos esos tiempos.

Posted by: Faria en: 17 de Febrero 2005 a las 10:05 AM