27 de Abril 2005

Animalitos

Bueno ya. Vuelvo a mi abandonado cuchitril sin poder dar excusas por la ausencia, ni anunciar planes sobre el futuro próximo. Ni falta que hacen.

Venía paseando por aquí, y entreteniéndome acá, cuando he acabado... perdido. Resumo: pensando últimamente en qué será aquello que diferencia a nuestro presi de una marmota, a un blogger de un buitre, y en general a los humanos de los animales, me encuentro con una bitácora, liberal por supuesto, que se dedica básicamente a defender maravillosos derechos de nuestros amigos de más abajo en la escala evolutiva.

Su autor, destelles, me abre un mundo nuevo de conceptos como ese que unos días se llama "especieísmo" y otros se queda en simple "especismo". El ismo en cuestión parece ser muy malo, análogo a otras formas de discriminación basadas en criterios irrelevantes, como el sexismo, el racismo, o cualquier otra forma de discriminación arbitraria. Vamos que aquí acaba el debate sobre lo que nos hace humanos, discriminar por detallitos como la especie a la que pertenece un ser vivo es una crueldad intolerable.

Esto no deja de parecerme una memez, pero al menos es bonita, bienintencionada, guay, lo malo es que para defender tal postura se usen argumentos contradictorios en plan animal. Dijo un tal Alfonso Chillerón:

El término "humano" no se contrapone al termino "animal", por cuanto nosotros SOMOS “ANIMALES HUMANOS”.

Y sigue la pseudo-justificación científica con eso de que compartimos cantidad de material genético con el chimpancé. Ya, y qué. Nadie discute que seamos animales, lo somos, pero no somos iguales que el resto, como las especies son distintas entre sí. La similitud genotípica es tan irrelevante como la parecida composición molecular que nos asemeja a un charco de agua, o la configuración atómica que nos puede hacer pensar que somos básicamente Carbono, y por tanto estamos muy cerca de no ser más que diamantes. Pero somos más, ni las barras de carbono, ni los botes de proteínas, ni nuestros amiguitos los chimpancés tienen blogs en los que debatir y comunicar sus opiniones sobre su propia existencia. Algo habrá.

Algo hay para que efectivamente, el Hombre, en tanto que especie humana, se crea privilegiado respecto a las demás, poseedor de unos derechos que éstas ni tienen ni pueden tener. Creo que tengo una sencilla respuesta: el ser humano es el creador de los derechos. No es que las ratas tengan o no derechos, es que sólo la especie humana tiene la facultad de inventar ese concepto, y aplicarlo a lo que le conviene, sea un semejante, un vegetal, o un pedrusco sagrado. Los tigres no tendrían "derecho" a comer, ni a defenderse, ni a seguir viviendo en la Tierra si no fuera porque existe una especie humana preocupada por ellos. Por tanto, el sentimiento de privilegio, y la discriminación de otras especies no sólo no son maldades, sino que se fundamentan en nuestra capacidad para crear conceptos que en la naturaleza simplemente no existen.

Junto al concepto de derechos de los animales se nos cuela el de nuestros deberes hacia los animales. Toma ya. Resulta que, sin que apenas nada nos diferencie, los pobrecillos no pueden cumplir (¿por qué?) con sus hipotéticos deberes, y se les perdona, claro, así que somos nosotros los que debemos cargar con ellos, hasta el punto de deber proporcionarles bienestar. Lo que empezó siendo unos derechos inventados por los humanos para otras especies, se convierte en deberes inventados por los humanos hacia otras especies. El ser humano parece ser que cuando hace algo, es malo porque estorba, y cuando no lo hace, es malo porque debería ayudar a los animalillos desfavorecidos. Menos mal que los antropocéntricos eran otros, porque creo que ya he encontrado la diferencia que detecta esta gente: la humana es la única especie que debe estar esclavizada por todas las demás:

Los animales poseen el derecho moral a que sus intereses primarios se antepongan a nuestros intereses secundarios.

Y con esto y un bizcocho, nuestros intereses nunca importarán un bledo, porque anteponiendo las ganas de vivir del pollo a mis aficiones culinarias, no puedo matar pollos; primando el interés de la vaca sobre mis gustos estéticos, fuera chupas de cuero; y así hasta llegar al nirvana de la convivencia animal, donde el interés vital de una sanguijuela se antepone a mi capricho de no alimentarla, el ser humano pide perdón por existir, y se extingue felizmente. Pues no. No, porque como decíamos al principio, somos simples animalejos, omnívoros, para más señas, y nos chifla matar cerdos y patos y elaborar suculentas exquisiteces con sus cadáveres. Y no, porque como creadores de todos esos derechos, como únicos analistas de esos intereses, somos nosotros quienes podemos decidir, sin pedir perdón a nadie, otorgar o no determinados derechos a determinadas especies. Y así, tranquilamente, dedicarnos a la cría especializada de ciertos animales con el fin exclusivo de dar de comer a la gente, celebrar la Fiesta Nacional, o investigar sobre cosméticos y, más importante, sobre enfermedades que afectan a nuestra propia supervivencia o bienestar.

PD 1: En mi próxima vida me pido ser toro bravo.
PD 2: Saludos a mi investigadora favorita y a sus ratoncillos transgénicos :-)

Escrito por Paybloy en: 3:33 AM | Comentarios (482)

19 de Marzo 2005

Brainstorming

Ahora que el Gobierno del diálogo y la sonrisa negociadora nos ha librado por Secreto Ley del símbolo ecuestre que oprimía el corazón de los madrileños, la ministra de Fomento ordena un "concurso de ideas" para "reemplazar" la estatua "por un símbolo representativo de la concordia entre los españoles". Chupi. Voy a ello.

· Como primera opción, aunque no creo que sea del agrado de la señora ministra, había pensado, así en frío, dejar el monumentillo donde estaba. Por si diera la casualidad de que lo representativo de la concordia entre españoles fuera, precisamente, no "reemplazar" nada, no remover viejas historias, no desenterrar muertos, resucitar dictadores cabrones y reescribir nuestra historia. Tal vez si el concurso de ideas lo hubiera convocado antes de coger el pico, se hubiera encontrado con que la gran mayoría de madrileños ignoraba felizmente al calvito jinete, y nos suena a chufla que casi treinta años después de su muerte, alguien tenga su última estatua madrileña como prioridad de trabajo, y quiera salvar de nuestra influenciable mirada algo que ha estado ahí durante toda la democracia sin producir más discordia que las luces navideñas de Gallardón.

· Propongo, aprovechando el feliz acontecimiento que coincidió casualmente con la retirada de la estatua, y el triunfo actual de la paridad del que nuestra ministra es exponente, la instalación de una estatua alternativa que reequilibre la preocupante injusticia en la que aún vivimos inconscientes. Una justa compensación que permita a los vencidos, si es que conseguimos identificarnos unos a otros de nuevo setenta años después, resarcirse de una amarga derrota que sin duda siembra la discordia en el día a día de los españoles del siglo XXI. Había pensado algo así:

Caurrillo.jpg

· Otra opción sería, ya que estamos en Nuevos Ministerios, derruir toda la Academia Militar y crear el cada vez más imprescindible Ministerio de Reconstrucciones Históricas. Se encargaría de urgentes tareas como la justificación histórica de las históricas exigencias de las nacionalidades históricas, la corrección de los libros de texto de acuerdo con el talante progresista, o la sustitución del 29 de febrero por el 13 de marzo, de forma que esa fecha sólo se pueda revivir cada cuatro años. Un ministerio así cumpliría con las exigencias mayoritarias de la población española, al tiempo que crearía un fantástico número de puestos de empleo público.

· También podríamos poner un puesto de helados, que a todo el mundo gustan.

· O un quiosco de prensa con ejemplares extra de El País, que a todo el mundo gustan.

· Se podría reconstruir un poco el pedestal, dejarlo vacío, y dedicarlo a la Nada más absoluta, como símbolo del paso de ZetaP por La Moncloa.

Y no se me ocurre mucho más. Puestos a retirar símbolos políticamente incorrectos, adivino la inminente reconversión en gravilla de las estatuas de adoración a dioses que adornan Madrid, inconcebible en un estado moderno y laico como es España. Deshonrosa también la presencia, novecientos años después, de un agresivo Cid Campeador, que en Burgos escenifica un lamentable Sí a la guerra, y encima contra los moros. Y así mil estatuas más, cuyos representados, como dice nuestro presi, ya no tienen apoyo social. Mucho trabajo por hacer, Magda, el AVE puede esperar.

Escrito por Paybloy en: 1:07 AM | Comentarios (50)

18 de Febrero 2005

Cierra Madrid Rock

Nos cuentan en Madrid Directo que la gran tienda de música de la capital tiene sus días contados. En un plis plas han pasado de vender mil y pico discos al día a colocar trescientos y poco, la cosa no es rentable, y unos cincuenta trabajadores perderán su empleo. ¿Cómo puede ocurrir esto en España si cantar es nuestra vida y tu música es mi voz? En Telemadrid se lo explican así:

La piratería, el "top manta" y las descargas ilegales de internet están acabando con la industria musical. A todos los niveles.

Por el final: mentira cochina. El éxito de la descarga legal de música a precios asequibles por Internet está más que constatado. Cuando se ofrece un producto que interesa al público a un precio que le conviene, la industria sigue funcionando. Las descargas ilegales eran hasta ahora prácticamente la única alternativa para descargar y probar canciones sueltas. Creo que, siendo difícil que la descarga legal a cambio de dinero supere a la ilegal gratuita, los resultados iniciales de la venta por Internet son más que esperanzadores.

El "top manta" tiene para mí una explicación sencilla: los consumidores no aceptan el precio que se les pide a cambio muchas veces de un producto malísimo. Piratería siempre hubo, sólo que ahora la tecnología le ha dado una facilidad pasmosa. Y en los últimos años, la actitud de los consumidores ha cambiado. Primero en cuanto a exigencias, el amplísimo abanico de estilos y artistas hace que la gente no tenga tiempo ni ganas de pagar por ocho discos redondos cuando lo que quiere son sólo ocho canciones de artistas diferentes (¿Sencillo, verdad?). Segundo, la puñetera sociedad de la información ha hecho que el consumidor "descubra" el precio real de los productos que le venden, y seamos claros: la música es un robo. Las iniciativas de vender dos discos por uno o añadir un DVD con extras o una caja con flores, son la demostración de que por el mismo precio nos pueden ofrecer muchísimo más, y la cara B: que lo que comprábamos valía exageradamente menos de lo que nos cobraban. Si a esto añadimos campañas como la de criminalización de los consumidores de CDs y DVDs vírgenes, haciéndonos pagar de antemano la multa por un delito que no hemos cometido, la reacción de la gente es justo la contraria a la -supuestamente- deseada, y no sólo no se frena la piratería, sino que se alimenta.

En la web de Madrid Directo señalan otro dato:

Este cambio en el terreno musical se deja ver también en lo que a la radiofórmula se refiere. Las emisoras musicales están sufriendo una absoluta revolución: éxitos del pasado y locutores que apenas hablan. Así es la nueva radio musical. Además, cada vez es más difícil escuchar novedades de hoy, y los éxitos del pasado se revelan como lo que realmente quiere escuchar la gente.

Y citan, cómo no, el caso de Kiss FM. Que levante la mano quien ponga una radio musical deseando escuchar las sabias palabras del Fernanluqui de turno. Lo de los éxitos de ayer, digo yo que tal vez sea porque los de hoy son una tremenda cagarruta, y porque como decía antes, la tecnología nos permite seleccionar por nosotros mismos, sin necesidad de que el pincha de turno nos señale lo que tenemos que consumir.

Muchas cosas están cambiando, con eso del interné y los ordenadores y los cederrones y los duvedés, pero por favor, se nos quejan los políticos, los periodistas, los actorzuelos, los músicos y hasta los dependientes de las tiendas. No me dan pena, señores de la industria discográfica, adáptense al mercado y dejen de lloriquear, o perderán clientes hasta quedarse con tres, dos o uno.

Escrito por Paybloy en: 3:49 AM | Comentarios (11) | TrackBack (0)

13 de Febrero 2005

Incendio en Madrid

Impresionante incendio del edificio Windsor de Madrid.

windsor3.JPG

La información que he encontrado, en Hispalibertas.

Escrito por Paybloy en: 4:20 AM | TrackBack (0)

8 de Febrero 2005

Los españoles se merecían un Gobierno que no les mintió

Hay que tener esperanza, Rubalcaba saldrá dentro de poco a repetir su discurso de jornada de reflexión. Aunque las hordas de vociferantes energúmenos están aún decidiendo el mensajito con el que espontaneizarse en Ferraz, no nos fallarán. Ellos están siempre a punto, contra todas las mentiras, contra todas las guerras, contra todos los terrorismos.

/sarcastic mode fatal error (MGAK404)

Cachis, no puedo. Pues nada.
Decía que en este país que nos ha tocado vivir y con este Gobierno que nos está tocando sufrir, cuando el ministro de AAEE dice "váyanse a sus casas, se acabó el espectáculo, aquí no hay nada que ver", pues unos se lo creen, y otros nos mosqueamos.

No es que Moratinos haya hecho méritos para que desconfiemos de sus acciones, no. Es mucho peor. Tres encapuchados armados asaltan el Consulado de España en Berna, y horas antes de la actuación policial él anuncia tranquilamente que el asunto está resuelto, que los cacos ya se han ido, y que seguramente iban a robar sellos de caucho y algunas grapas. Pasemos por alto una mentira inexplicable por la que ya debería dimitir un par de veces. Es que resulta que cuando la Policía suiza entra en el edificio, los asaltantes efectivamente ya se han ido, muy probablemente antes incluso de que llegaran los polis. Y yo ya no sé si seguir criticando a don Miguel Ángel por mentir al dar por concluido el asalto, o felicitarle por dar información de primera mano.

De los malos (es un decir, ya me entienden, que igual luego son simplemente oprimidos y tal) sólo se sabe que eran tres, como los mosqueteros, y que hablaban francés, como... comme il faut, o con acento. Yo, con la experiencia que me dio el robar un imán en IKEA, si me propusiera robar visados, pasaportes, relojes o chocolate en el Consulado de turno, lo haría de noche, de puntillas, tirándoles una ristra de salchichas a los perros, sorteando los rayitos rojos y abriendo el cajón con una horquilla. Estos tíos han preferido un asalto con rehenes en pleno día, creando una noticia internacional sobre no se sabe aún qué se han llevado, y les ha salido redondo. Por eso no me dedico yo al robo, básicamente.

Que hayan pasado dos días desde que se descubrió a qué se dedica realmente la diplomacia esp... socialista, no puede tener nada que ver. El seguimiento de las actividades y opiniones de un ex presidente y su comunicación secreta al ministro de Exteriores forman parte de las labores de cualquier embajador. Hay que ser un señor facha para insinuar que eso es política de Partido y persecución del adversario. Como no lo soy, me quedaré tranquilo confiando en que los papeles que buscaban hoy los encapuchados resbaladizos no tienen nada que ver con el asunto.

Que el robo de papelotes más que suculentos en el mercado negro de la inmigración ilegal esté relacionado con el día en que España abría sus puertas a los indocumentados del mundo, tampoco será posible. No. Sólo Acebes piensa que por cada inmigrante que consiga regularizar su situación como votante del PSOE, digo como ciudadano español, digo como súbdito europeo, habrán venido tres más que seguirán sufriendo/creando los problemas de la inmigración ilegal.

Luego nos acusan de conspiranoicos, y merecido lo tengo, pues aunque no he llegado al extremo de enredarme en teorías de imperdible y crestas, casi digo que me parece que de todos, el Gobierno es el que más tranquilidad muestra, si no el único. Y eso me tiene intranquilo... y melancólico, echo de menos los tiempos en que las mentiras no eran verdad.

Escrito por Paybloy en: 2:55 AM | Comentarios (1) | TrackBack (0)

3 de Febrero 2005

Ge Ge

Tres o unos cuantos más minutos me han bastado para comprobar la diferencia de talantes y talentos entre los líderes televisivos en la franja nocturna de las cadenas nacionales.

De Sardá no merece la pena que hable más de dos líneas: sólo he visto a alguien dando fustazos en el trasero de papuchi. Po bueno.

A Guayomin, con ge de Tony Blair, le he escuchado en un mítin callejero, en plan profeta subido a un cajón de madera. No lo había visto nunca, pero supongo que los que idearon su inteligentísimo programa no se dieron cuenta: grupitos de público disperso, de pie, escuchando las homilías del tipo que habla atropelladamente al vacío de la ciudad, y según lo que indican las audiencias, a un vacío mucho más amplio, recuerda más bien a los charlatanes de La vida de Brian. En cuestión de segundos ha hablado de lo mal que tratan en EEUU al cine español, de las guerras, matar gente, la nula inteligencia de los soldados de EEUU y un videojuego que según él, y su profundo trabajo de documentación, consiste básicamente en matar periodistas. Bueno también hay que matar gentucilla que pasa por la calle, pero eso no le ha preocupado.
Lo curioso es que siendo este tipo el paradigma del humor inteligente y el verbo fácil, el dios de la ironía y el doble sentido, no le he encontrado un gramo de gracia en todo lo que ha dicho entre un "bien amigos" y otro. Yo no soy tu amigo, pedazo de... monzón. Cuando un cantante, un cómico, un actor o un zapatero olvidan su verdadera profesión y se dedican a hacer política, o tienen más cuidado de no insultar a millones de personas, o corren el riesgo de que esa gente rechace lo que vengan a ofrecer después. A éste le da igual, su programa no depende tanto de audiencias como de sonrientes apariencias. Po fale.

Y el tercero, el nuevo, el que sólo disfrutaban hasta ahora en Cataluña. Buenafuente tiene un programa sencillo, simpático y entretenido. Él sí ha conseguido importar algunas de las claves de los inventores americanos del género nocturno. Hoy ha introducido el programa con un monólogo cargado de verdades sobre Internet, que lo carga el Diablo, y a ver si llegamos un día a la última pantalla... Le ha faltado hablar de los blogs, pero ha empezado bien. Po malegro. Y mucho.


Actualizado: Último enlace vía Makinavaja.

Escrito por Paybloy en: 2:27 AM | Comentarios (5) | TrackBack (0)

1 de Febrero 2005

Tomorrow belongs to me

No podía haber terminado mejor Ibarreche la exposición del plan de exaltación de la patria vasca. Un plan que persigue la independencia de España al mismo tiempo que la anexión de otros territorios. Un plan, que como bien ha señalado Rajoy -magistral aunque viva aún en 2004-, desprecia los derechos y las libertades de los individuos para someterlos a la dictadura de los imaginados derechos de inexistentes pueblos. El ciudadano aplastado por la bota del colectivo puesto en marcha, una idea que aún nos venden como buena en el siglo XXI. Y digo que no podía terminar mejor porque si fueran pocas las asociaciones de ideas que venía haciendo yo entre el nacionalismo vasco y los nacionalismos más sanguinarios y liberticidas del siglo pasado, va el tío y me dice esto:

El futuro nos pertenece.

Y en mi cabeza empieza a cantar angelicalmente un joven rubio, apuesto, miembro de la gloriosa raza aria y del valiente pueblo germano. Y se unen a él otras gentes, de todas las edades, en un canto a pleno pulmón que expresa más odio que esperanza y da más miedo que alegría.

Oh Fatherland, Fatherland, show us the sign,
Your children have waited to see.
The morning will come when the world is mine.
Tomorrow belongs to me!

Y todo forma parte de una de las escenas más significativas y acojonantes de la historia del cine. Y me da un escalofrío al imaginar que todo lo que conlleva pueda volver a salir de la pantalla. Pero ya se sabe que en España a muchos se les da mejor la política que el cine, así que... mal asunto.

Escrito por Paybloy en: 7:42 PM | Comentarios (5) | TrackBack (2)

27 de Enero 2005

Reescribiendo la Historia

- ¿Dónde estabas tú cuando sucedió aquello?

¿Quién está detrás?

- ¿Yo? Escondido en el viejo almacén de líberos.

Escrito por Paybloy en: 2:54 AM | Comentarios (6)

18 de Enero 2005

No, si yo no soy racista PERO

La frase no es mía, es la habitual cuando ocurren estas cosas. En Cortegana (Huelva) los vecinos se manifestaban para protestar por la inseguridad en el pueblo y exigir justicia tras el asesinato de un vecino el pasado 1 de enero. Hasta aquí todo normal, pero unos cuantos aprovechan el momento para, cual piquete informativo en día de huelga general, apedrear y quemar las casas de sus vecinos gitanos. Ah, sí, olvidaba mencionar que los tres implicados en el crimen están detenidos, vamos que no estaban allí, pero son gitanos, vamos que sus familias sí.

Una vez más, aprovechando que para algunos, gitano rima con ladrón y moro con asesino, se utiliza como excusa un suceso violento para cargar contra la etnia entera de la forma más salvaje. Forma parte del pensamiento único dominante encasillar a la gente en grupos sociales, se hace con cualquier excusa: colectivo (!!) de mujeres, gitanos, vascos o votantes del pepé. Es evidente que la cuestión racial es mucho más discriminante -y en mi opinión, la menos justificable-, más cómoda e inmediata como requieren las mentes estrechas de quienes tratan con categorías de humanos en lugar de tratar con personas. El individuo desaparece y pasa a ser simplemente un elemento más de ésta o aquella categoría, y en función de su etiqueta se le trata.

Nadie puede imaginar una algarada en la que decenas de energúmenos apedrean y queman el barrio de la familia de un asesino rubio de Villaconejos, se diría que están locos. Pero la cosa cambia si el criminal tiene la piel más oscura, entonces se dice que están... hartos. El racismo en España es otro de los tristes deportes nacionales, aunque el menos reconocido. Aquello de la deseabilidad social hace que casi nadie reconozca ser practicante en las encuestas, aunque la respuesta del título delata a los que juegan en plan amateur. Hombre, racista no, PERO es que...

Es que una vez que nos fijamos más en el color del otro que en lo que realmente hace, la raza viene de perlas para justificar sus comportamientos. Así, un gitano concreto no roba por ser un sinvergüenza, sino por ser gitano, y un moro no nos mata porque sea un hijo puta, sino porque con esta gente ya se sabe...
Este pensamiento racista y despreciable, aunque nos digan lo contrario, está más que cerca del pensamiento progre bienintencionado de moda. Cuántas veces habremos oído ya que la situación de marginación o pobreza llevó al acusado a cometer el delito. Y un huevo. Lo grave de ambos planteamientos es, que mientras uno señala a la raza y el otro a la sociedad, ninguno mira a los ojos del individuo al buscar culpables. Los dos anulan a la persona como responsable de sus actos, porque ni el racista ni el progre bienintencionado ven a las personas como individuos libres, sólo ven categorías humanas, que condicionan el comportamiento de cada uno.

Volviendo a la realidad, evidentemente comprendo las quejas de los vecinos del pueblo, que ya han sufrido otros asesinatos en los que había gitanos implicados. Pero es que si la Justicia actual no considerara inocente a todo el mundo aunque se demuestre lo contrario, los culpables estarían cumpliendo condena y no saldrían por la puerta giratoria. La seguridad aumenta en una sociedad en que el delincuente sabe que pertenecer a una minoría étnica no le exime de responsabilidades. Tampoco pertenecer a una mayoría, por eso espero que los salvajes que realizaron los ataques paguen bien caro por su odio repugnante.

Escrito por Paybloy en: 2:03 AM | Comentarios (4)

10 de Enero 2005

Aaarrg no piensas como yo, ¡date muerto bellaco!

Entre las muchas expresiones multichupis, buenrolluquis y tolerantuchis vacías de significado que usa el progrerío últimamente, me está llegando al alma esa que dice así:

Jopetaaa, es que no respetas a los que piensan diferente

Acompañado o no de un "pues ahora me enfado y no respiro, aaauummpfff". Hay que reconocer que la parida (sin d) mola, es muy socorrida en las discusiones inútiles que tanto abundan en Internet, es como un ¡socorro que me argumentan! pero con talante.

Ignoro si mis queridos lectores estarán en la misma situación que yo, aunque si no lo están, los ignoraré a ellos, porque efectivamente, pequeñines, en ocasiones... ¡¡no respeto a los que no piensan como yo!! Truenos, por favor.

La clave está en que para los que usan la expresión como diagnóstico de fachas, peperos y males así, el detallito ese de en ocasiones no tiene sentido. O respetas o no respetas, pero no marees con a quién, cómo, cuánto, por qué y para qué, eso es lo de menos. ¡Respetad a discreción! dijo el Comandante Talante.

Así las cosas, lo mismo da sentarse a dialogar con la oposición sobre el Pacto de Toledo que con ETA sobre el artefacto del Seat Toledo. Y yo comento con el mismo respeto en la página de las juventudes socialistas y en la de las que llevan un nacional- intercalado, al fin y al cabo, todos jóvenes majetes y dicharacheros. Lo mismo escucho la Ser, que veo Antena 3 o compro Gara.

Pues no. En primer lugar habrá que ver qué considera cada cual que es respetar al otro. En el ámbito más general, yo puedo respetar muchísimo a Izquierda Unida y preferir que muerda una rata antes que leer su programa electoral. No se puede pedir el mismo respeto que se tiene a un completo desconocido que a un personaje público. Siempre he pensado que el respeto hay que ganárselo, a partir del mínimo que le debemos al desconocido, podremos añadir o restar. Así pues no leo con la misma consideración un artículo de Fernando Savater que una carta de Josu Ternera. Sólo un imbécil puede pretender obviar que lo segundo está escrito por el hijo de puta de Josu Ternera. Es decir, que también hay que considerar a quién y en qué circunstancia hay que tratar. No me comporto igual yo en un foro de Internet debatiendo con un marxista que en la recepción del embajador en casa de Isabel Preysler. Claro que Zapatero tampoco reacciona igual ante unas banderas y otras, aunque las dos tengan barras, y estrellas. Pero bueno, él es el promotor de la actitud que comento, no creo que vuelva a ocurrir.

Centrándonos pues en las discusiones cibernéticas, y partiendo de que yo no ostento cargo de responsabilidad alguno ni represento a nadie, y que por lo general trato con desconocidos vestidos simplemente con un apodo, tengo perfecto derecho a respetar al personal según los criterios que se me antojen, otra cosa es si esos criterios me dejan como un perfecto imbécil o maleducado, pero repito, yo no soy ZetaP. ¿Puedo entonces usar el criterio "piensa diferente o no" para graduar el respeto con que trato a alguien? Por supuesto. Se me ocurren mil ejemplos, desde el que no cree en la propiedad privada hasta el que me justifica su opinión en función de dioses en los que no creo, pasando por el que defiende la discriminación sexista en la selección de personal, para dejar de respetar -en ese ámbito, ojo- a quien no piensa como yo. Pero no se puede decir, simplificando hasta el absurdo, que basta con pensar diferente, pero no importa en qué sentido se piensa diferente. Tampoco se paran a pensar qué ha fallado en los casos en que repetamos a los que piensan diferente, si no ¿qué hace un ateo practicante como yo respetando a los vecinos liberales católicos? Siempre hay que ver cuál es el contenido de esa diferencia, llegar al intríngulis de la discrepancia. ¡Pero qué hago! le estoy pidiendo a un topicazo progre que llegue al fondo en vez de quedarse en la forma...

El truco, la bobada, el agujero negro argumental de la frasecilla está en que siempre, en cualquier situación de enfrentamiento, la hostilidad se puede replantear, siempre, como "uyuyuy... aqui hay dos que no piensan lo mismo...". Los palestinos y los israelíes piensan distinto, y ETA y sus víctimas, y Castro y Bush, va a ser por eso que no se respetan... El inventor del latiguillo de moda puede estar orgulloso, por fin una teoría que lo explica todo todo y todo. Concluiré respetuosamente que mu tonto hay que ser para recurrir a semejante chorrada en una discusión. ¿No pensáis vosotros lo mismo?

Escrito por Paybloy en: 9:34 PM | Comentarios (10)